Limpiar el acero inoxidable

Para limpiar el acero inoxidable, solo hará falta dos bayetas de microfibra con agua y muy poco jabón, posteriormente se secara con una bayeta seca de micofibra.  Si tuviera mucha suciedad antes de limpiar rociar con un desengrasante y posteriormente limpiar.

 

Si la superficie del acero esta satinada deberemos procurar limpiar en el sentido de la beta, es decir, en el sentido en el cual vaya el lijado.

 

Muchas veces podréis comprobar que al tocar con nuestras manos, dejaremos la huella, esto es muy fácil de solucionar, impregnaremos  en un paño de microfibra con muy poco aceite de oliva o girasol, a continuación pasaremos un paño de microfibra seco en el sentido de la lija. Esto le dará mucho brillo y ya no dejaremos huella al tocar cualquier superficie de acero inoxidable.